De Rengo a Santiago, entrevista al joven guitarrista Víctor Domínguez

“La música Pop puede llegar a tener elementos del jazz cada vez más presente, aparte que hay músicos increíbles, que hacen música con inspiración de jazz muy fácil de digerir y que proponen demasiado, como por ejemplo: Domi & JD Beck, Thundercat o Jacob Collier.”

Entrevistas 12/07/2023 Furia Jazz Furia Jazz
victor-dominguez
Víctor Domínguez - Guitarrista

En esta ocasión, tuvimos el placer de entrevistar a Víctor Domínguez, guitarrista de 18 años, quien junto a otros jóvenes exponentes, busca hacerse un lugar en los conciertos y jam sessions de Santiago para conectar, aprender y tocar junto a sus referentes.

Cuéntame sobre tus inicios en la música ¿De dónde eres, cómo aprendiste a tocar y en qué minuto llegaste al jazz?

Partí tocando guitarra a los 11 años, de manera mayoritariamente autodidacta, iba a un taller, pero sentía que necesitaba un ritmo más rápido así que busqué otras opciones. En Rengo, la ciudad de donde vengo, tuve algunas bandas y conocí algunos músicos, pero nada que se acercara a esta música. Llegué al Jazz principalmente por un profesor que tuve en el colegio y que despertó en mí ese gusto. Antes de eso, no era común escuchar o hablar de jazz en mis círculos familiares o de amistades. Recuerdo un día en quedé fascinado escuchando el “Inner Urge” de Joe Henderson, luego de eso, empecé a indagar cada vez más y hace menos de un año empecé a estudiarlo como tal.

¿Piensas dedicarte al jazz de manera profesional?

Absolutamente, en cuanto llegué a Santiago, me llamó la atención la escena Jazzística, la encuentro súper atractiva, profesional y seria, así que estoy tratando de encontrar cabida dentro de ella. 

¿Qué experiencias has tenido hasta el momento en Santiago que te acerquen a ese objetivo?

He compartido con músicos que admiro mucho, tanto la técnica como por la visión que tienen. Últimamente me he estado mostrando más tocando también en algunas jams, mi intención es seguir conociendo gente y congeniar con algunos para trabajar proyectos juntos.

¿Dónde ha sido eso? Cuéntame sobre los lugares y personas que te has cruzado en este tiempo.

Hace poco pude conocer a Marcelo Córdova, Javier Mora, Oscar Pizarro, Piter Olivares, entre otros, tocando y conversando en el Tromba Pomodoro. Igual siento que en ocasiones no he estado muy tranquilo y me hubiese gustado tocar de manera más suelta, todavía me pongo medio nervioso y eso termina notándose en la forma que toco, pero ya está pasando y los nervios los siento cada vez menos. También hay músicos con los que ya he formado un buen vínculo personal, como Bastián Fernández, Martina Vera, Daniel Monsalve y Leo Contreras, con los que existe una nutritiva conexión orientada al aprendizaje.

¿Sientes que con ellos se empieza a gestar una nueva generación de jazzistas ultra jóvenes?

Absolutamente, siento que están trayendo frescura y a la vez una buena conservación del jazz más tradicional, todo eso se demuestra en su forma de tocar y la visión que tienen de la música en general.

¿Qué aspectos del circuito sientes que los jóvenes están llamados a cambiar?

Pienso que más que al jazz, quizá la música Pop puede llegar a tener elementos del jazz cada vez más presente, aparte que hay músicos increíbles, que hacen música con inspiración de jazz muy fácil de digerir y que proponen demasiado, por ejemplo Domi & JD Beck, Thundercat o Jacob Collier. Me gustan mucho las fusiones logrables y lo versátil que puede ser el género pues siento que su esencia es muy única y distinguida.

¿Quiénes han sido tus profesores durante este tiempo?

Tuve una profesora cuando recién empecé, pero a partir de ahí no tuve más instrucción musical hasta ahora que empecé a estudiar con Daniel Monsalve. He aprendido muchísimo estudiando con él, me he nutrido harto y he podido resolver muchas dudas técnicas, me alivia el no tener que indagar tanto por mi cuenta, lo que termina siendo más tedioso y más lento muchas veces. Destaco lo serio y conciso que es Daniel, lo recomiendo genuinamente, las clases las encuentro amenas y efectivas.

Como músico joven, quisiera que entregarás tu visión de lo que debe ser el jazz en 10 años más, el circuito que sueñas y tú propio anhelo.

Espero que mucha más gente se anime a disfrutar del jazz, escuchándolo o estudiándolo, pues hay muchos momentos de goce, en 10 años me gustaría estar haciendo música y tocándola, pues es lo que más me gusta y también confío en que la escena se va a diversificar y al mismo tiempo subir de nivel.

Gracias Víctor, por tu tiempo y mucho éxito en tu carrera.

Gracias a ustedes Furia Jazz, quisiera cerrar agradeciendo a mi madre y a mis amigos que me incentivan a mejorar y tocar más. 

Víctor junto a sus amigos en Rengo