Nostalgias y aprendizajes del saxofonista César Vidal tras su primer año de estudio en el Conservatorium van Amsterdam de Holanda

César Vidal es saxofonista y actualmente tiene 27 años. En octubre del año pasado viajó a Holanda para estudiar en el Conservatorio de Amsterdam, desde su nuevo hogar nos cuenta cómo ha sido ese primer año, lo que le ha marcado y sus planes para cuando termine sus estudios.

Actualidad 17/10/2023 Furia Jazz Furia Jazz

¿Cómo ha sido este primer año en Holanda en términos de adaptación a la cultura del país, los estudios y el trabajo?

Los primeros meses, me costó bastante, sobre todo por el hecho de ser una cultura tan distinta a la nuestra (las costumbres, idioma, etc) así que me tomó bastante tiempo adaptarme a cosas básicas como ir a comprar al supermercado, por ejemplo, entender el sistema de transporte (entender que, para un latino, tomar la micro, el metro o el tren es muy caro), entender que la gente acá es muy seria pero generalmente súper simpática, y cosas así.

En el conservatorio la mayoría de la gente es muy simpática y comprensible con los procesos de aprendizaje personal, pero a la vez si no estudias te pilla la máquina, porque esta es una de las escuelas (si no LA escuela) más prestigiosas de Países Bajos y quizá una de las más importantes de Europa (no lo sé), por ende tienes que rendir para estar al nivel, que en principio y hasta ahora me parece altísimo. Por suerte y gracias al fondart que gané no me he tenido que preocupar tanto de trabajar, si no más bien de estudiar.

¿Con qué expectativas hiciste este viaje?

Primero que todo, conocer al profesor con el que ya había tomado algunas clases online (Ben van Gelder) para que ahora fueran presenciales. Segundo (que hasta ahora sigue siendo así) mejorar mi técnica y manera de tocar en general, y tercero, poder conocer círculos que estén interesados en tocar la música que me gusta escribir y componer, ya que a veces sentía que en Chile no podía ya que quizá no es tanto el rollo de la gente (sin desmerecer lo que se hace allí, solo para entender que son cosas distintas y que sentí y siento que en esta escuela hay espacios e interés en desarrollar lo que quiero).

¿Con qué personas te has relacionado durante este tiempo?

Mayoritariamente con músicos y con personas que de alguna u otra forma tienen relación con el circuito. En general me he sentido súper bien, como te decía la gente del conservatorio es muy simpática y todos son súper abiertos de mente, así que en ese sentido esa parte de adaptación no ha sido tan compleja.

¿Qué diferencias has notado entre Chile y Holanda en cuanto al circuito musical y el jazzístico en especial?

La primera diferencia es la interculturidad que tiene Amsterdam al ser un lugar tan cosmopolita. Existe una cantidad enorme de gente de muchos lados, todos con culturas e ideas musicales muy diferentes, lo que hace que exista una diversidad musical muy rica y viva. En cuanto al jazz, existe un respeto profundo a la tradición y se practica, predica y valora mucho, y son muy metódicos con ello, pero a su vez existe mucha apertura a tendencias musicales más modernas.

Otra de las diferencias con Chile que personalmente me parece algo triste, es el hecho de que acá existen MUCHOS espacios y lugares que te permiten desarrollar lo que sea en lo que estés trabajando (noise, electrónica, funk) y siempre va a haber público que se interesa y va a apreciar cualquier muestra musical que propongas (y generalmente las remuneraciones son más justas también).

Otra cosa que podría mencionar también es el nivel, que me parece muy alto, pero que pienso que quizá tenga que ver con la escuela en la que yo particularmente estudio, que es el Conservatorium van Amsterdam, donde la gente toca increíble. Finalmente es el hecho de que esto es Europa, y cada 3 días vienen artistas de todos lados del mundo, interesantísimos, y que podemos ver de repente a precios bastante asequibles, mientras que a mi parecer en Chile es un poco más difícil.

¿Qué aprendizajes has tenido en este tiempo fuera de Chile?

Han sido sobre todo aprendizajes musicales, pero también muchas cosas que tienen que ver con el hecho de vivir solo en un país súper distinto al tuyo, alejado de tu familia y seres queridos, y en muchos términos empezar de cero. He aprendido también lo que es ser un inmigrante y las dificultades que se tiene a veces en lugares extranjeros sólo por esa condición, pero sobre todas las cosas he aprendido que hay que estudiar mucho.

¿Qué planes tienes para cuando termines la carrera en Holanda?

Me gustaría quedarme un tiempo más acá, ya que siento que existen más espacios y más respeto por las cosas que me gustaría hacer y desarrollar como músico.

¿Qué intercambio cultural harías entre Chile y Holanda?

Al ser latino obviamente una de las cosas que más extraño es que la gente sea más cariñosa (nivel latino), por ende sería una de las cosas que sería entretenido intercambiar, y de los Holandeses intercambiaría la seriedad e importancia con la que se toman el arte en general, que acá es algo vital. Por último y no menos importante, Chile tiene una cerveza artesanal de maravilla, pero The Netherlands no se queda atrás. A lo largo del período en el que he estado acá he probado cervezas locales exquisitas, y sería choro también hacer un intercambio de eso.


¿Qué opinión tienes de la escena jazzística chilena ahora vista desde afuera?

Siempre había pensado que en Chile existía un nivel buenísimo y que había música muy interesante y personas súper buenas también, y estando acá ya por un poco más de un año, pienso exactamente lo mismo. La música Chilena es muy buena, el nivel es súper bueno también y hay gente muy interesante y talentosa, y me siento muy agradecido también de poder haber compartido escenarios, grabaciones y sesiones con algunas de esas personas (que admiro mucho) justo antes de venirme. 

¿Tienes pensado sacar nueva música estando en Holanda?

Sí, de hecho ya estoy trabajando en ello.

¿Qué cosas has extrañado de Chile?

He extrañado y sigo extrañando mucho a mi familia y amigos, las juntadas, las tocatas, el webeo post conciertos, ir a ver los proyectos de mis amigos... y cada vez es más ya que desde acá gracias a las redes y todo, he podido ver su crecimiento, sus nuevos proyectos, discos y cosas así. Extraño mucho también la comida, sobre todo la de mi madre que también extraño mucho, extraño en demasía la cerveza Kross!, el precio de las cosas (acá es bastante caro todo), mi ex barrio, y varias cosas más.

¿Para cuándo tienes pensado tu regreso y cuáles serían las razones más fuertes para volver?

Aún no lo tengo muy claro, hay algunas cosas de las que debo encargarme probablemente el próximo año, pero para serte franco no podría ser más preciso que eso. De lo que sí estoy más claro es que una de las razones más fuertes que tendría para volver sería para ver a mi familia y tocar con mis amigos, y obviamente comerme tremendo papapleto en la Brasil. 


Cuéntame alguna situación que te haya marcado durante este viaje, hasta el momento.

No sabría especificar con certeza solo una situación, pero sí una de las cosas que más me han impactado ha sido ver a Joris Roelofs tocando clarinete bajo en vivo.

¿Cómo es el proceso de aprendizaje que estás llevando y en qué sientes que se diferencia de lo que existe ahora mismo en Chile?

No tengo una referencia muy clara de lo que está sucediendo en Chile ya que nunca estudié en una escuela de jazz allá, mi proceso fue más bien autodidacta, salvo las clases que tomé con Franz Mesko un par de meses allá por los albores del 2013-14. Lo que sí me atrevería a decir es que al parecer existe acá una metodicidad notable e importante, mucho más que en Chile. Los círculos musicales están llenos de gente nueva súper talentosa con ideas muy refrescantes e interesantes, por ende y al menos en mi caso, ese es un factor muy motivante y estimulante que me invita a estudiar siempre, y siempre estar reinventando mis rutinas de práctica, etc., en cambio en Chile el círculo es más pequeño, por ende al menos a mi juicio y en mi experiencia me costaba tener nuevas fuentes de inspiración. En resumen, el proceso de aprendizaje acá ha sido a veces algo abrumador, pero si te logras enfocar y definir tus objetivos (en mi caso ha sucedido con la ayuda de mis profes que siempre han sido muy importantes en este proceso, sobre todo Simon Rigter y Ben van Gelder en saxofón y Tineke Postma en composición) la metodicidad que existe te pone en tu lugar, y en mi caso, me ha ayudado mucho a ser muy ordenado con mis necesidades.

¿Qué música que hayas descubierto en Holanda nos podrías recomendar?

Algunas de las cosas que más me han gustado, que de hecho algunas son de cabros que estudian conmigo acá, (y no todo es de acá) son:


Y.O.P.E - Lost but here
Amok Amor - Amok Amor
Amok Amor - We know what we do
Ben van Gelder - Manifold
Florian Arbenz - Conversations #5: elemental
Tineke Postma - Aria
Jasper Blom quartet with Pablo Held - Polyphony 3
LIUN + The Science fiction band - Lily of the Nile
LIUN + The Science fiction band - Time Rewind
Ruud Voesten - Ambrosia
Bo Van der Werf - Speaking Kindly

Te puede interesar